Saltar al contenido

Trending topics

La web y las compras: el comprador es el que debe tener cuidado

Luciana Marques

13.09.19 4 min. de lectura

El refrán “Eres lo que comes” es aplicable tanto a la vida misma como a las posibilidades de ser hackeado. ¿Sabe usted quién consume sus datos privados en línea o fuera de ella?

Las compras en línea o las físicas no están ni fuera de la red ni libres de ser espiadas. Los gigantes tecnológicos como Google y Facebook saben qué sitios de comercio electrónico usted ha visitado, lo que ha comprado y cuánto ha gastado. Además su banco y los proveedores de tarjetas de crédito también lo saben.

Los delincuentes pueden (y de hecho lo hacen) hackear las redes sociales. Esto les da acceso a información personal como claves para sus cuentas y números de tarjetas de crédito. Los piratas también pueden enviarle un correo electrónico de phishing o publicar avisos publicitarios falsos con links maliciosos que lo llevarán a sitios infectados con malware.

No ser tú mismo

Nuestra encuesta reciente dió como resultado que el 28% de los usarios ha tenido que ver con el robo de identidad, la piratería virtual o la pérdida o el robo de sus claves de acceso.

Así que si quiere salir de la casa e ir a una tienda a comprar, genial. Si bien los beneficios nunca serán de tipo económico, lo pueden ser psicológicos debido a la interacción social o gracias al aspecto y la sensación de tener un artículo nuevo o por el estatus social o por el sólo salir a caminar, por mencionar sólo algunos de ellos.

La privacidad, la seguridad web, y la seguridad operativa (OPSEC) son definitivamente parte de las compras. Aquí le presentamos algunos tips para evitar ser hackeado en el mundo real:

  1. ¿Hay alguien observándolo por encima de su hombro cuando usted ingresa su PIN en el cajero automático o durante la firma de contratos de venta o mientras usted le da al vendedor su información personal, como su número de seguro social, (“shoulder surfing”)?

 

  1. ¿Examina el cajero automático para ver si hay un skimmer en la ranura de ingreso de la tarjeta (y tapa la mano con la que introduce el PIN con la otra)?

 

  1. ¿ Están sus tarjetas guardadas de forma segura para evitar el skimming remoto (conocido como skimming RFID)?

 

  1. Se recomienda utilizar una tarjeta de crédito en lugar de una de débito al pagar. Así es más fácil el cuestionar las transacciones efectuadas y además no afectará la liquidez de su cuenta bancaria.

¿Plástico dramático?

Al político y abogado francés Jean Anthelme Brillat-Savarin (1755-1826) se le atribuye el haber dicho “Dis-moi ce que tu manges, je te dirai ce que tu es”, que se ha convertido hoy en día en “you are what you eat”.

Pero, ¿qué tiene que ver esto con la seguridad y la hackeo? Pensemos que entregar su tarjeta para que el camarero la pase por un aparato de pago fuera de su vista puede conducir a una estafa u otros fraudes, no olvidemos que en ese momento posee todos los detalles de su tarjeta de crédito y sería capaz de hacer compras utilizando el método de fraude “sin presentar tarjeta”.

Recuerde que existe un riesgo cada vez que su tarjeta de crédito está fuera de sus manos. Para evitar robos siempre asegúrese de mantener un registro de los pagos realizados con ella, así podrá impugnar cargos que no reconoce y cancelarlos si ha habido un uso indebido. Un tip es, siempre que sea posible, utilizar una aplicación de confianza de pago sin contacto.

Si usted estima que ésto no es fácil de digerir (en lugar de la comida, esperamos), hay además otros datos que los estafadores pueden usar para identificarlo (si ellos se lo han propuesto y quieren estafarlo a través de la ingeniería social), quizás alguien le tome una foto con un celular …

Por otra parte, al comer el plato de pescado que quizás ordenó, tenga en cuenta lo siguiente: el robo de identidad o phishing es más exitoso cuando tiene su guardia baja, por ejemplo, al revisar sus correos electrónicos durante una rica comida. Le recomendamos utilizar una VPN para proteger su Wi-Fi, navegue con seguridad y no permita que un intento de fraude le deje un sabor amargo en la boca.

Bon appétit.

Luciana Marques

13.09.19 4 min. de lectura

Categorías

Escribe un comentario

¡Ups! Hubo un error publicando tu comentario. Inténtalo de nuevo.

¡Gracias! Tu comentario aparecerá una vez que sea aprobado.

Publicando comentario…

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Artículos relacionados

Newsletter modal

Gracias por tu interés en el boletín de noticias de F-Secure. En breve recibirás un correo electrónico para confirmar la suscripción.